«Yo conocí a Jesús Menéndez»

Foto del autor.

Son muchas las anécdotas que atesoran las personas que tuvieron el mérito de conocer a Jesús Menéndez.

Este 22 de enero se cumplen 73 años desde que en esa misma fecha pero de 1948, el líder azucarero Jesús Menéndez Larrondo fue asesinado por orden del gobierno norteamericano, por poner en peligro sus intereses en este archipiélago.

Al comenzar la jornada laboral de este día, los trabajadores del sector en Villa Clara y personas que lo conocieron lo recuerdan como el líder incorruptible, por su ejemplo que vive en cada hombre y mujer de la agroindustria azucarera.

Son muchas las anécdotas que atesoran las personas que tuvieron el mérito de conocer al General de las Cañas, como María del Carmen Medina Alberto, cariñosamente conocida como  Mery.

«Voy a cumplir en julio próximo 80 años y cuando lo conocí era muy niña, no había cumplido los nueve años. Vivíamos entonces en la calle Ciclón, entre Padre Chao y Marta Abreu, en la ciudad de Santa Clara. Mi papá, que se llamaba Eduardo Medina Rojas, se desempeñaba como chofer y se conocían del Partido Socialista Popular y cuando Menéndez lo necesitaba  llegaba a la casa y se lo llevaba».

Orgullosa, con su fina memoria, Mery evoca recuerdos sobre el dirigente sindical de carisma singular que  impregnaba de cariño y respeto a todos los que le conocían.

«Llegaba muy jocoso y muy amistoso y le decía a mi mamá:  ¿Marucha ya está la harina? Mi madre inmediatamente lo invitaba a almorzar y juntos compartíamos aquel particular plato que mucho a él le gustaba».

«Lo quisimos a él como un amigo de mi papá, como un amigo entrañable».

En varias ocasiones, Jesús  Menéndez visitó este hogar, marcado por el orgullo y el honor de haber compartido un pedacito de la historia que por azares de la vida también hicieron coincidir  instantes de su entorno familiar.

«Cuando se cumplieron 14 años de su muerte, nació nuestra hija  mayor y ese mismo día, unos años después,  muere mi mamá».

IMG_20210119_103653.jpgAl final de esta emotiva entrevista con la protagonista, que toda su vida laboral la desempeñó en el sector de la salud,  observé cómo por detrás de sus espejuelos y la mascarilla que la cubría como parte de las medidas sanitarias para protegerse contra la COVID-19,  lágrimas del corazón recorrían sus mejillas como expresión de los gratos recuerdos que aún guarda del especial amigo.

Jesús Menéndez trasciende a su tiempo, porque a 73 años de su asesinato, continúa el recuerdo, la admiración y el  respeto como la mayor prueba de que fue un hombre inmensamente grande y un líder muy querido.

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Mery

    Gracias al periodista Ramón Avalos muy emotiva su entrevista donde recordamos a Jesús Menendez