Roberto Reyes: un noble con talento

En la madrugada de hoy falleció nuestro compañero de labor radial, Roberto Reyes Entenza, destacado realizador de programas de la emisora FM Estereocentro y de CMHW.
En la madrugada de hoy falleció nuestro compañero de labor radial, Roberto Reyes Entenza, destacado realizador de programas de la emisora FM Estereocentro y de CMHW.

Hay personas que son tan transparentes que uno nunca llega a conocer algunas cosas sobre sus vidas. Eso me ocurre con Roberto Reyes Entensa, un negrito bueno y humilde que viviendo en Santa Clara, donde está la CMHW, me lo presentara Rigotti, me dijera que se trataba de un tipo talentoso y me informara que quería trabajar en Cienfuegos.


Realmente no sé por qué me pasan estas cosas a mí, que no soy jefe de nada ni de nadie, pero como la empatía existe y dicen que a veces los astros se alinean, ese día ocurrió, establecimos en el mismo momento que nos dimos la mano una corriente afectiva recíproca y me metí en la oficina de Jesús Rodríguez Díaz, entonces director de Radio Ciudad del Mar, para decirle que tenía al individuo que nos hacía falta para hacer la propaganda en la emisora.

Siendo realistas, en la emisora sureña hay que hablar de un antes y un después de Roberto Reyes. Él no sólo escribía y dirigía, sino que hacía un ejercicio de confrontación muy sui géneris y el producto final siempre era, simplemente, el mejor.

Esos fueron meses en los que nuestra emisora radió las mejores menciones, mensajes, spot, jingles y promociones de toda su historia.

Pero un día Roberto Reyes se apareció con un proyecto para aquel verano. Lo llamó “Serie XL” y alguien con poder administrativo lo rechazó en plena reunión. Me paré y dije que ¿por qué no proponerle un programa cero y que una comisión con gente sin poder administrativo pero asistidos de otras facultades votáramos a favor o en contra? El proyecto se aprobó y no solo eso, sino que a los pocos meses se alzaba con un Premio Nacional del Festival de la Radio para el programa y para la locución del espacio.

Roberto Reyes llegó a ser en Cienfuegos uno de esos pocos imprescindibles de la radio. Pero la carretera comenzó a golpearle, la lejanía de la familia a lacerarle esa parte del inmenso amor que le prodigaba y no se pudo o no se quiso retener. Regresó a Santa Clara y entonces la W le recibió con los brazos abiertos.

Se habla tanto de Roberto Reyes en Radio Ciudad del Mar que tengo la impresión de que esta vista frente a la bahía de Jagua de alguna manera lo atrapó para no dejarlo ir jamás. O tal vez será que donde quiera que él ha estado va a dejar su sonrisa humilde y su hablar pausado en cualquier rincón con la sempiterna promesa de que reaparecerá de un momento a otro.

De cuando en vez nos pasábamos correos, nos veíamos en la radio… y hasta me tocó presidir el tribunal que lo evaluó. Obviamente me negué a hacerle demostrar lo que ya estaba demostrado y haciendo usos de las pocas facultades que alguna vez me han conferido, propuse que Roberto fuera Primer Nivel por otorgamiento y como tránsito acelerado.

Luego me han llegado las malas noticias, esas que uno nunca quiere que lleguen y lo primero que lamenté fue no poderle tener en un Triángulo de la Confianza, ahora que estoy presentando un ciclo con gente que han dejado la piel en la radio y que nuestra emisora arriba a sus 80 primaveras, con otoños incluidos.

Pero además, siento la rara sensación de que me quedaré sin saber algo que nunca logré entender de Roberto Reyes Entensa y  fue cómo él logró congeniar magistralmente nobleza con talento. Nunca me lo dijo, pero al menos tengo la seguridad que fue, precisamente por ser una persona tan noble. / Escrito por Fabio Bosch.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.